Las inversiones en las startups: ¿burbuja o bien tendencia sostenida?

0

Nunca antes se había invertido tanto en las startups en España como hasta el momento. Conforme datos de Venture Watch, la inversión en startups en España ha llegado a su record en 2015, alcanzando seiscientos millones de euros invertidos, un incremento de prácticamente el ochenta y tres por ciento respecto al volumen colectado el año precedente, en el que se alcanzaron los trescientos veintiseis millones de euros.

Con esto, comienza un discute sobre el futuro del campo y el interrogante que todos se hacen es si se va a poder crear una burbuja, como fue del campo inmobiliario, o bien si va a ser una tendencia sostenida.

François-Eric Perquel, CEO del conjunto Capacitis, piensa que la clave para el futuro de las inversiones va a ser la información. Tiene más de quince años de experiencia en el campo fin-tech y ha creado una plataforma web, Private Investments Network, que ayuda a fortalecer la relación entre las compañías no cotizadas y sus inversores y también inversores potenciales, mejorando la comunicación entre ellos y facilitando la obtención del Smart Capital tan deseado. Con ocasión de esta nueva creación, responde a las próximas preguntas:

¿De qué manera y por qué razón la inversión en startups ha llegado a este apogeo en España?
Hemos tenido en los últimos tiempos la conjunción de múltiples factores.  El primordial de los que ha sido la política monetaria laxa de la Federal Reserve y más últimamente de Banco Central Europeo tal y como lo explicamos en un blog post reciente en el blog de Private Investments Network. El dinero libre ha parcialmente acabado en el campo tecnológico inflando las valoraciones y incrementando el interés de los inversores por los altos retornos percibidos mediante la imagen mediática de ciertas operaciones señaladas.

Este fenómeno comenzado en los Estados Unidos se está trasladando a Europa en los 2 últimos años. Por un lado el interés de los grandes fondos norteamericanos que se han dado cuenta de que podían hallar proyectos tecnológicos globales en el extranjero y aprovecharse de valoraciones inferiores y de la otra la estructuración de un ecosistema local en todas y cada una de las zonas tecnológicas europeas en las que cabe destacar en España: Barna, la capital de España y en menor medida Valencia. Todo esto explica la aparición de operaciones de un tamaño jamás visto ya antes de dos mil catorce.

¿Este logro es positivo para la economía De España?
Si miramos en un corto plazo es positivísimo. No únicamente produce una inyección de capital extranjero en la economía nacional, sino asimismo facilita la internacionalización precoz de proyectos con alto potencial posicionando España en el mapa mundial de la innovación tecnológica. Otro factor positivo es que hace aparecer un tejido inversor y un ecosistema favorezco (con reinversión de emprendedores de éxito en otras empresas) al desarrollo de nuevas empresas que estén en el marco de la 3ª revolución industrial en curso.

¿Hay un peligro en este alto desarrollo?
Cualquier moneda tiene 2 caras: mientras que los inversores se hallen agradables invirtiendo en estos campos y el flujo de dinero prosiga rebosante, este desarrollo puede proseguir tal y como está. El inconveniente a medio largo plazo es si el ecosistema no adelanta el cambio de ciclo. O sea, cuando los inversores comiencen a preocuparse más por sus inversiones y que el flujo de dinero sea menos rebosante. En ese instante va a ser preciso que las compañías tengan un sistema de información eficiente a fin de que sus inversores, suficientemente rodados, puedan sostener la confianza y eludir situaciones bien difíciles para ellas (falta de financiación, inconvenientes jurídicos con los inversores, incremento de tensiones en tesorería, etcétera).

¿De qué manera va a ser el futuro de las inversiones en las startups en España?
Soy muy optimista: España tiene una fuerte capacidad emprendedora, una capacitación de alto nivel, una economía competitiva y, además de esto, tiene una enorme facilidad para atraer talento internacional en tanto que la calidad de vida en este país es buenísima.

¿Startup y sostenible es un binomio imposible?
No afirmaría que es imposible. Es bien difícil puesto que, como cualquier veterano del capital peligro sabe, existen ciclos brutales en la inversión en empresas no cotizadas. Dicho de otro modo, son como olas y, cuando estas se retraen, es muy complicado llegar a la playa. Y para poder llegar en ese instante es mejor tener pie y fuerza para pasear hasta la ribera.

¿De qué forma se puede hacer a fin de que las inversiones sean sostenibles en el tiempo?
La sostenibilidad de las inversiones pasa por la sostenibilidad de las compañías y verosimilitud de sus emprendedores. Para esto, la calidad de la información a los inversores, durante la vida de la compañía, es la forma de pisar fuerte la arena y de poder pasear a contracorriente de la ola que se retrae hasta la ribera. “De ahí que creamos una herramienta que pudiese centralizar y sistematizar fácilmente la comunicación y, por consiguiente, robustecer la relación entre la compañía y los inversores.

¿Piensas que con esta herramienta se puede respaldar esa sostenibilidad en este contexto?
Sí, como he dicho, la transparencia con la información es esencial y esto produce confianza con el inversor, lo que hace que la relación se sostenga en el tiempo y las posibilidades de sostenibilidad aumenten sensiblemente.

¿Qué papel tiene el inversor en las startups?
Depende de ellos. Ciertos se presentan como puros asociados financieros cuyo valor añadido es la capacidad de invertir (y ocasionalmente invertir nuevamente) en los proyectos de forma discriminatoria. Otros están prestos a aportar valor no monetario sea a cambio de participación (es el caso de muchas incubadoras y de las inversiones de media for equity entre otros muchos) o bien solamente como complemento desinteresado de su inversión. En este último caso se charla de smart capital. Cuando el empresario tiene inversores que aportan este Smart capital, el mayor inconveniente para el empresario es lograr aprovechar este recurso de la forma más eficaz y para esto precisa una metodología que lo facilite.

¿Este papel va a mudar en los próximos años?
Creo que probablemente el Smart Capital, si se sabe aprovechar, va a cobrar más relevancia. Al final, el capital humano es un valor que, si se escoge bien, en muchas ocasiones supera el monetario. Por si fuera poco, no oscila tanto y sus efectos no están sometidos a una probable diversificación de los ámbitos de interés por la parte de los inversores con su consecuencia de reducción del flujo de dinero para las startups tecnológicas. Si logras un Smart Capital, es posible que existan factores que van alén del dinero que hagan que desee cooperar al límite para lograr el éxito de la startup.

¿Dónde quedan los fondos de capital peligro más tradicionales en este escenario?
Probablemente, siendo un ambiente en donde la competitividad está medrando mucho (ya está más cerca de un lago colorado que de un lago azul), ciertos fondos de capital peligro deseen reinventarse como lo prueba el estudio que está efectuando hoy en día Active Ventures Partners para posicionarse mejor en un ambiente que evoluciona deprisa con la aparición de una coopetición creciente entre los inversores individuales (business angels y crowdfunders), los financieros del ámbito (venture capital) y la entrada en el mercado de muchos otros actores financieros (corporate ventures, pledge funds, mercados de no cotizados, corporate finance boutiques, etcétera).

¿De qué forma se amoldarán los inversores?
Nosotros hemos estandarizado la relación entre empresa y también inversor, por medio de la herramienta Private Investments Network, para asistir a todos y cada uno de los actores del ecosistema a prosperar la comunicación con sus inversores, la optimización de la administración de la cartera de no cotizadas para los inversores y la administración de su Smart Capital. Pensamos que este es el paseo a continuar a fin de que la inversión en empresas no cotizadas sea un ambiente lo más transparente y seguro posible. Sabemos que esto favorece a todos: inversores, empresas y, por tanto, a la sociedad por norma general.

El próximo veinticinco de enero se festeja el Smart Money 2016 en el CaixaForum de la capital de España, donde una de sus empresas, Private Investments Network, es patrocinadora primordial y participará en una mesa redonda que va a tratar los temas más actuales de la inversión y sobre esa relación que se crea cuando una compañía decide abrir el capital a múltiples (en ocasiones muchos) inversores.

 

Share.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies