EE UU y sus universidades, un imán para los españoles

0
  • Como hicieron Jon Rahm, Bruno Hortelano o Anni Espar, más de un millar de españoles se forman allí y compatibilizan estudios y deporte.

Jon Rahm confirmó el domingo en Dubai que es la nueva sensación del golf. El número cuatro del mundo acabó en junio del año pasado Comunicación en Arizona State. Allí se formó gracias a una beca otorgada por su buen nivel con los palos. Es el camino que emprenden ahora muchos jóvenes deportistas españoles.

Las universidades quieren atraer talentos para competir en sus ligas, a cambio de pagar la carrera. Entre 50.000 y 60.000 dólares, esa es la cantidad que puede llegar a percibir de beca un español. La fuga comenzó hacia el año 2.000, con apenas una veintena de deportistas. Hasta 2017 han emigrado ya más de 1.700, siendo el quinto país con mayor presencia de fuera de los Estados Unidos.

Buena parte de culpa la tiene AGM, empresa pionera en facilitar la llegada de talento español. Fundada en 2004, nació de la idea del extenista español Gonzalo Corrales, uno de sus fundadores. Campeón júnior europeo y mundial, pocos años después su carrera decayó, hasta que la Universidad de Texas y después la de Georgia decidieron apostar por él. “Me sirvió para formarme y darme cuenta de las posibilidades que tenía más allá del tenis. Si conmigo funcionó, por qué no crear una plataforma para ayudar a los demás…”.

Una apuesta decidida por los jóvenes que comienza cuando éstos tienen entre 16 y 17 años y cursan el bachillerato. “Trabajamos con ellos unos años antes de dar el salto a la universidad para ir instruyéndoles. Mejorar su nivel de inglés, ver qué carreras o qué universidades les pueden ir mejor, son algunos de los aspectos en los que hacemos especial hincapié”, explica Corrales.

Estela Pérez.

Nivel medio-alto de inglés (B2), pasar la selectividad americana y un buen vídeo de presentación son los requisitos indispensables para optar a la beca.“Hablamos con los entrenadores con mucha frecuencia. Sabemos lo que quieren y nosotros se lo proporcionamos siempre que consideremos que la propuesta deportiva y educativa sea beneficiosa”.

“Es una oportunidad irrechazable”, cuenta Estela Pérez, madrileña de 19 años que cumple su segundo año en Miami donde cursa Economía y Administración del Deporte: “Tenía claro que quería formarme académicamente aquí. La beca me cubre el 100% de los gastos y me permite disfrutar del tenis. No podía decir que no”.

En EE UU se forjaron Bruno Hortelano, Jon Rahm, Anni Espar (waterpolo) o Aina Cid (remo). Alberto Ruiz, hoy trabajador en AGM, vivió la experiencia como futbolista y estudiante en Nueva York: “Me ofrecieron estudiar International Business, en una de las mejores ciudades del mundo y con el 80% pagado”. De jugar en juveniles en Aragón, pasó a la Gran Manzana. “No lo cambio por nada”, recuerda. El imán también le atrajo.

 

Artículo de Manu Falcón en AS

Share.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies