La knowmad de la semana: Raquel Roca

0

Hoy nos acercamos a la figura de Raquel Roca, periodista y autora del libro «Knowmads. Los trabajadores del futuro».

—¿Qué es para ti ser knowmad?
—Ser un profesional, una persona, adaptada al siglo XXI. Tener la capacidad de vivir, pensar y actuar acorde a los tiempos que nos ha tocado vivir. Una época cambiante, líquida y emocionante, en la que todo es posible para quien se alíe con el conocimiento y las nuevas tecnologías. ?Una era hiperconectada —y por lo tanto desconcertante, caótica y competitiva— que a la vez es rica, bulliciosa, generosa, creativa y muy divertida. En la que prima lo co-: cooperar, cocrear, cowork, crowfunding, colaboración… En la que estamos aprendiendo a tender manos. A mirarnos a los ojos. A crear lazos. A llevar las relaciones profesionales, el networking, las colaboraciones, a otro nivel. Las Nuevas Tecnologías nos ayudan a humanizarnos. Por todo ello me siento afortunada de poder vivir este ahora.

raque_roca2—¿Qué tiene de positivo adquirir una mentalidad knowmad?
—Tener una mentalidad knowmad —adaptable al cambio—  te permite navegar entre toda esa riqueza y posibilidades sin perder (demasiado) el rumbo ni el Norte, y también ayuda a convivir con la temida incertidumbre. Término que —aviso— va a instalarse como inquilino en la vida profesional de la mayoría. Cuando se la va conociendo… a veces hasta se deja querer. El knowmad está en estado de beta, alerta y actualización constante: nunca deja de aprender, pues ni se cree Alfa ni se duerme en la gloria de unos laureles ficticios. Y, por supuesto, trata a los demás como desea que le traten a él mismo, pues practica la equidad, la colaboración y la redarquía. Las personas con mentalidad knowmad son activas y promueven su propia creatividad porque no soportan aburrirse, y aún menos aburrir a los demás. El aburrimiento, recordemos, es la antesala del hastío y de la parálisis. Quien adquiere una mente knowmad viaja siempre —ya sea en sentido metafórico o literal— en busca de lo que le hace sentir bien, que le realiza y motiva. Porque sólo desde esta autorrealización (también en constante cambio, por cierto: atento a las señales) seremos capaces de aportar valor real a los demás. También tiene sus cosas negativas, pero como esas no me las has preguntado… 😉

—Háblanos sobre tu profesión o tu empresa.
—Me siento, como suele definirme mi amiga Maite, como una profesional slasher. Si te estás preguntando (con razón) qué demonios es eso, pues además de definir a «un psicópata que mata adolescentes» en las pelis de terror (ejem), el término también hace alusión a aquellos profesionales que desarrollan varias aptitudes, carreras y trabajos a la vez; de manera independiente, pero compatible.

Actualmente soy conferenciante (sobre temas relacionados con el futuro del trabajo y tendencias laborales), docente/profesora (en varias escuelas de negocio, masters, etc.), consultora/asesora (personal branding, transformación digital), escritora, periodista… Trabajo para escuelas, empresas y puntualmente particulares, con cada una de esas facetas, en función de sus necesidades. Mis principales focos de acción son Dirección (directivos) y RRHH, en cuanto que ambos son claves en la correcta digitalización y transición de las compañías hacia empresas con futuro.

—¿Y la parte periodística, se ha quedado atrás?
—Qué va. Además de seguir colaborando con diversos medios, me ayudan —y confío que también avalan— estos 20 años de carrera como periodista en los que he trabajado en distintos medios de comunicación. De esta etapa he heredado la «artesanía» en la capacidad de comunicación, que me facilita la labor de transmitir conocimientos (a dios pongo por testigo que la capacidad de generar interés, atracción y convencer a menudo ¡es un arte!); rigurosidad en el análisis, seriedad en los contenidos, búsqueda de tendencias y actualización constante, gestión de las personas (he sido jefe muchos años)… Hay ciertas habilidades e incluso instintos periodísticos que considero muy útiles para mi trabajo actual. Otras características del periodismo, sin embargo, lo mejor que he podido hacer es tirarlas al cajón del «olvido» y «etapa superada».

—A lo largo de tu carrera ¿cuál es el proyecto que más te ha apasionado?
—Haber descubierto e integrado en mi vida el concepto knowmad me está cambiando —en gerundio y a mejor— la vida. Hace años tomó forma de conferencias, desde hace unos meses su formato fue el de libro («Knowmads. Los trabajadores del futuro», de LID, el cual por cierto.. ¡está ya a punto de pasar a su segunda edición! Me hace terriblemente feliz la increíble aceptación que está teniendo. Mil gracias a quienes lo estáis haciendo posible) y, actualmente, están gestándose nuevas ideas para llevar este concepto a otra dimensión.

—¿Cuáles son las claves para una educación óptima?
—Empatizar, actualizar, trabajar en el medio y largo plazo. Reconstruir, personalizar, dedicar, mejorar, amar. Es momento más de orientar que de dictar; más de apoyar e impulsar que de agobiar o encajonar. Enseñamos cuando dejamos espacio al otro para crecer y pensar, y cuando lo hacemos desde —por muy naif o ñoño que parezca— la preocupación y el cariño auténtico. Si quien enseña se ve como un servidor, alguien al servicio de, y no alguien con la potestad de, las cosas cambiarían. Creo.

—¿Cómo te imaginas las profesiones del futuro?
—Según el Informe sobre tendencias laborales de Sodexo, que recojo en el libro, se aglutinan 30 profesiones del futuro (que creen estarían operativas en el año 2030) en tres grupos:

  1. Reequipamiento: se añaden nuevas habilidades a los actuales puestos de trabajo. Está muy ligado al teletrabajo y la flexibilidad laboral. Por ejemplo, el Telecop, un oficial de policía cuya labor es más eficaz usando el teletrabajo si eso significa el fortalecimiento de lazos con su propia comunidad.
  2. Mezcla: se combinan habilidades y funciones de diferentes trabajos o industrias para crear nuevas especialidades; como una especie de fusión de carreras: los nuevos actores del mercado laboral surgen de la fusión de otros tradicionales. Por ejemplo, mezclando el trabajo relacionado con la salud humana y el medio ambiente, que da lugar al campo de la enfermería de salud ambiental (tratamiento de los pacientes expuestos a toxinas).
  3. ??Resolución de problemas: la era de las comunicaciones ha traído consigo una serie de problemas inesperados, como en la privacidad y la seguridad. Serán trabajos relacionados con nuevas necesidades que vayan surgiendo. Por ejemplo, el arqueólogo digital, a quien se le paga para que desentierre lo que otros intentaron enterrar digitalmente.

A esto añadiría que el entorno profesional actúa cada vez más como una orquesta de jazz y menos como una orquesta clásica, lo que potencia la necesidad de encontrar y atraer «músicos» que, por un periodo X de tiempo, nos hagan vibrar al ser capaces, desde sus talentos individuales, de tocar juntos la melodía adecuada. Cambia la concepción tradicional de la empresa, cambia el perfil del trabajador.

—¿Qué proyectos profesionales tienes en tu mente?
—Como vemos, las profesiones que llegan están 100% ligadas a las nuevas tecnologías y a tendencias emergentes (Smart Cities, Big Data, Cloud Computing, Smart Factories…). Según el World Economics Forum, el mundo necesitará para el 2030 ¡470 millones de nuevos trabajos! Sumémosle otro dato: para el 2020 el 45% de la fuerza laboral mundial, será nómada.

El problema: el gap se va agudizar en los próximos años, pero ya lo tenemos en la puerta. Hoy hacen falta puestos cualificados que las empresas no son capaces de cubrir. ¿Es porque no hay gente preparada? En ocasiones. Pero con demasiada frecuencia sucede que a la compañía le cuesta:

  1. Localizar en primer lugar dónde está este talento.
  2. Atraerlo (la mayoría de estos perfiles opera y piensa de manera nomádica, y su concepción del trabajo no es tradicionalista).
  3. Entenderlo, integrarlo.
  4. Formar equipos compatibles que puedan desarrollar proyectos colaborativos y externalizados (todos orientados al future of work y mejora competitiva de la compañía).

Muy, muy a grandes rasgos, mi proyecto pasa (arropado por las mentes adecuadas) por crear el lugar que aúne —bajo un estricto proceso de selección y siempre en búsqueda y actualización constante, mirando al future of work— el mejor talento knowmad para cubrir así este gap, este vacío en la correcta identificación, atracción y gestión del capital/talento humano.

—¿Qué te aporta pertenecer al grupo knowmad?
—Me ayuda a tangibilizar lo conceptual; a que me crea de verdad que la construcción de otro mundo (más equilibrado, coherente, humano, interesante y apetecible profesional y socialmente hablando) es viable; me incita a sorprenderme —a veces a alucinar— con cada cosa o persona que descubro dentro del HUB; a pensar desde el «hacer más con más» y, por ello mismo, me anima a hacerme más grande sumando a los demás conmigo.

Share.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR