Silver Surfer: el futuro laboral es para los mayores de 40 años. Nuevo libro de Raquel Roca

0

El progresivo envejecimiento de la población y el alargamiento de la vida laboral son algunas de las palancas que reinventan el mercado laboral.

En 2050 el número de personas mayores de 65 años duplicará al de menores de 5 años. Puede parecer un escenario lejano, pero quedan sólo 30 años. Raquel Roca presenta este panorama en su próximo libro, Silver Surfers. El futuro laboral es para los mayores de 40 (LID Editorial) que se publica el próximo mayo. Que España comparta el podio de los países más longevos con Japón y Singapur es una buena noticia pero que, por ahora, no liga con un mercado laboral que aún se permite el lujo de prescindir del talento sénior con una pirámide demográfica invertida.

Una de las consecuencias que plantea Roca es que las empresas se enfrentarán a problemas de escasez de mano de obra, “no solo por falta de cualificación de la fuerza laboral, sino también por la escasa afluencia de jóvenes en el mercado laboral”. ¿Estamos preparados para esta nueva longevidad? ¿Sabemos encontrar las maneras de reciclarnos, adaptarnos, fluir y reinventarnos?, se pregunta.

Apuesta de futuro

Mapfre y Deusto Business School trataron de encontrar las respuestas en la última cita del ciclo de encuentros Ageingnomics, Oportunidades en la economía del envejecimiento, celebrado el 3 de abril en la sede madrileña de la Universidad Pontificia Comillas. Iñaki Ortega, director de Deusto Business School y autor junto con Antonio Huertas, presidente de Mapfre de La revolución de las canas (Ed. Planeta), advirtió sobre la necesidad de formar a los profesionales para enfrentarse a una carrera laboral más larga y que requiere de otras habilidades y capacidades, e hizo un llamamiento a la convivencia generacional. Javier Ruiz Azcárate, presidente de Catenon, explicó que hay que cambiar el discurso y dejar de hablar del empleo como arquitecturas laborales estables. En su opinión, adquisición de talento y adquisición de empleado han dejado de ser sinónimos, “la mayoría de las organizaciones trabaja sobre proyectos y demanda talento”, un espacio en el que hay sitio para los sénior. Mencionó además el aumento de los trabajadores independientes, “que abre la oportunidad de incorporar talento en arquitecturas laborales diferentes”.

Emilio José González, profesor de Economía en Icade, coincidió con el resto de los participantes en este coloquio que los sénior poseen un talento desaprovechado. Basándose en la neurociencia señaló que aunque con la edad se pierden capacidades cognitivas, las neuronas se generan con la actividad y que es la experiencia la que ayuda a afrontar problemas y conocer las posibles derivadas de un acontecimiento. También hizo referencia a la inteligencia emocional y al smart thinking de este colectivo, “que permite conectar puntos entre sí y una visión más amplia para resolver problemas complejos”.

Aprender a través de la práctica es la solución que propusieron Elvira Arango, subdirectora general de formación de Mapfre, y Natalia Grijalba, head of learningde EY, para sacar el máximo partido del colectivo sénior en sus organizaciones y promover una diversidad generacional necesaria. Arango destacó la creación de la universidad corporativa de Mapfre hace cuatro años “para ayudar a la compañía en su proceso de globalización”. Grijalba hizo hincapié en la necesidad de feedback entre todos los profesionales para su reciclaje, y mencionó el catálogo de formación que ofrece la universidad corporativa de EY, en funcionamiento desde hace un par de años, que “permite al profesional escoger la formación más adecuada para su desarrollo”.

Santiago García, director del Instituto de Técnicas Educativas de la Confederación Española de Centros de Enseñanza, además de insistir en la importancia de la educación media y reivindicar la FP como el futuro de las cualificaciones, hizo un llamamiento a los sénior como colaboradores de los centros educativos que imparten este tipo de formación.

¿Sabías que nuestra esperanza de vida se incrementa cinco horas cada día? Ya estamos llegando a los 100 años, biológicamente somos diez años más jóvenes, pero tenemos un problema: la escasez de nacimientos provoca un ritmo de envejecimiento social del 150 %. Entramos en una nueva era de longevidad humana que afecta a todo, especialmente al trabajo. Demográficamente, la fuerza del trabajo recaerá en los Silver Surfers, profesionales séniors de talento plateado (silver) entre 40 y 60 años, que quieren seguir estando en la cresta de la ola profesional (surfers) y no aceptan un presente-futuro invisible ni inactivo. Generadores y receptores de una nueva economía (silver economy), que diseñan su día a día y también su futuro y retiro profesional; sin embargo, es aquí cuando más discriminación laboral, prejuicios y barreras invisibles se generan (edadismo). Nuestra larga vida nos invita y obliga a desarrollarnos como trabajadores ágiles, en continuo aprendizaje y a explorar soluciones nuevas con las que hacer frente a una longevidad profesional con la que casi nadie contaba. El futuro será para los robots y la inteligencia artificial sí, pero combinado con el poder de los silver surfers.

 

 

Share.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies