Raquel Roca, autora de ‘Knowmads’: “La empresa que tiene futuro es aquella que pone al trabajador en el centro de todo”

0

La movilidad, el conocimiento y la flexibilidad son las armas de los knowmads. Son también las de Raquel Roca, una nómada del conocimiento en sí misma. Periodista, docente, speaker, consultora… ella es una de las grandes activistas del movimiento knowmad en España. Frente a la inseguridad, flexibilidad y aprendizaje continuo; frente a la competencia sin control, colaboración y trabajo en equipo. Así es el trabajador del futuro (y del presente).

raquel roca

-Empecemos por el principio. ¿Qué caracteriza a un knowmad?

Es la persona que reúne las condiciones óptimas para encajar profesionalmente en las nuevas tendencias laborales. Es el profesional del futuro. El término es un neologismo que mezcla la palabra know, de conocimiento, y mad, de nómada.

Como perfil profesional, es un autónomo, una persona que no está atada a una empresa. Cada vez hay más personas que deciden voluntariamente, y esto es importante remarcarlo, trabajar de manera independiente y colaborativa.

-¿Y a nivel mentalidad?

Es una persona 100% digitalizada, que sabe moverse, comunicar, tiene destrezas digitales y trabaja un personal branding en las redes sociales y en lo digital. Es también una persona que hace un uso nómada de estas competencias, es decir, que trabaja de forma colaborativa y que cuenta con una red, un network, de calidad.

Comparte, colabora, co-crea con otras personas… es diferente del freelance tradicional, que tiene una mentalidad más competitiva. El knowmad entiende que es la suma de talentos diferentes lo que genera una comunidad de apoyo.

Son también personas que desarrollan competencias creativas para poder innovar, están siempre aprendiendo, tienen una actitud de beta permanente porque saben que lo que han aprendido ahora van a necesitar actualizar pasado mañana.

El sistema educativo debe cambiar para priorizar las soft skills, que cada día son más valoradas por las empresas y el mercado laboral

 

-¿Esta nueva mentalidad irá creciendo con las nuevas generaciones?

El knowmad tiene una mentalidad flexible al cambio, es un change maker, una persona proactiva al cambio. Y esto es verdad que se encuentra más entre las generaciones más jóvenes. Pero en realidad es algo que nos compete a todos, porque da igual la edad que tengas, el knowmad es una cuestión de mentalidad.

Si tenemos en cuenta la evolución demográfica, todo indica que la gente mayor tendrá que trabajar más en los próximos años, porque tenemos una población muy envejecida. Al final, todo el mundo necesita adquirir nuevas competencias para ser más empleable.

-Creatividad, innovación… son demandas que aparecen con frecuencia. ¿Qué nos ha pasado para haber perdido la creatividad?

Es algo social, cultural y, sobre todo, educativo. El sistema educativo que se mantiene en España, aunque está cambiando, ha eliminado el desarrollo de las llamadas soft skills, todas muy ligadas a la creatividad. Asignaturas como lengua, matemáticas o ciencia se han priorizado frente a la música o el dibujo.

Además, cuando los alumnos entran en la educación primaria, se aplica un modelo industrial en que los niños se sientan solos, por filas, y se enseña de forma unidireccional. Se ha estado educando igual que en una empresa fordista. No se ha capacitado a los alumnos para que sean capaces de pensar por sí mismos.

Es vital que el sistema educativo cambie, a nivel colegio y a nivel universidad, para priorizar estas soft skills que cada día son más valoradas por las empresas y el mercado laboral.

Para 2020, casi el 45% de la población activa de todo el mundo va a trabajar de manera nómada. Las empresas están reduciendo su núcleo de trabajadores fijos y trabajan por contratación

 

-¿Cómo está cambiando este mercado laboral?

Una de las tendencias que ya se está experimentando es precisamente el aumento de profesionales freelance. Para 2020, casi el 45% de la población activa de todo el mundo va a trabajar de manera nómada. Las empresas están reduciendo su núcleo de trabajadores fijos y trabajan por contratación. Esta tendencia trastoca completamente la organización.

Poco a poco van surgiendo plataformas, como Malt.es, que, frente a la devaluación de los servicios de los freelances, ponen en valor la calidad del trabajo del knowmad, valor tanto en el contenido para la empresa como en el salario que se cobre por la colaboración. Hasta ahora no hemos entendido bien qué es trabajar de manera freelance y se ha perjudicado al profesional autónomo.

La organización y la empresa del futuro también están, poco a poco, apostando por la flexibilidad, eliminando el trabajo en silos, implementando el teletrabajo… lo cual impacta en la calidad de vida del profesional, ya que le permite gestionar su propio tiempo y su productividad. La empresa deja de medir procesos para medir resultados.

-¿Cómo se está trabajando para revalorizar el trabajo del knowmad?

Centrándose en mejorar la calidad de las competencias y del trabajo de los freelances. Hasta ahora, la mayoría de plataformas trabajan desde la perspectiva de devaluación del trabajo. Es decir, hay una oferta, 20.000 trabajadores que se ofrecen y la empresa se queda con uno. Al final se devalúan los precios. Hay que cuidar la relación calidad-precio del trabajo, por que lo que al final importa es la calidad del conocimiento que aporta el profesional.

Un hándicap es la incertidumbre, que no se sepa cuánto va a cobrar todos los meses. Es muy importante que empecemos a hacer algo con respecto al régimen de autónomos tan deleznable que tenemos en España

 

-Uno de los puntos débiles del freelance es quizá su baja capacidad de negociación para conseguir un precio digno, que se respeten los descansos…

Totalmente. Partamos de la realidad de que cuando eres freelance no vas a tener horarios laborales. Otra cosa es que yo eduque, en mi forma de trabajar, a mis clientes y mis colaboradores para que tengan un respeto por los tiempos y los descansos que todo el mundo necesita. Solo es una relación de win-win si ganamos los dos. Si uno pierde, nunca va a funcionar bien la relación.

Otro gran hándicap es la incertidumbre, el que no se sepa cuánto va a cobrar todos los meses. De ahí que sea muy importante que empecemos a hacer algo con respecto al régimen de autónomos tan deleznable que tenemos en España.

-¿Esa misma mentalidad de respeto debería extenderse también entre los propios freelances?

Muchos freelances parten todavía de esa perspectiva de competitividad y entre nosotros no nos ayudamos devaluando nuestros propios precios. Si no conseguimos entender que tenemos que dignificar nuestras profesiones, nos machacamos a nosotros mismos.

-¿Serán los knowmads los únicos trabajadores que sobrevivan al futuro?

No se puede ser tan categórico, pero a día de hoy, teniendo en cuenta lo que ya está sucediendo, es que tienen muchas más probabilidades de supervivencia laboral porque el entorno ha cambiado y se ha digitalizado. Si vamos un paso más allá, hay otro aspecto importante que es conectar el propósito de vida con el propósito profesional. La gente más joven no trabaja en cualquier cosa, sino que busca la manera de poder desarrollar las sus pasiones con las que vienen al mundo.

-¿Cómo saber si eres un knowmad?

En cuanto lees un poco ya sabes si te sientes identificado o no. Es difícil contar con todas las aptitudes, pero lo principal es tener esa mentalidad flexible y abierta al cambio. Cada vez más personas adquieren esa mentalidad knowmad, esa mentalidad emprendedora.

Queda bien como marca, pero, en el caso contrario, ¿cómo encajar que no eres un knowmad?

Si no tienes mentalidad knowmad lo primero es hacer una escucha efectiva de uno mismo para saber en qué te estás quedando atrás, conocer tus resistencias al cambio, y qué puedes hacer para modificarlo. Es importante estar abierto a esta nueva forma de ser y de pensar y, después, señalar las competencias concretas que faltan y formarse en ellas.

 

-¿Es un cambio que todos podemos llevar a cabo o se necesita también un cambio de sistema?

Debería ir todo acompañado. La mentalidad knowmad está siendo cada vez más aceptada, debido tanto al gran número de personas que la ejercen como a los cambios que se están dando en la propia empresa. La empresa necesita este nuevo tipo de profesional para ser más innovadora, más ágil, más creativa y más competitiva.

Cuando hablamos de futuro del trabajo, de lo que estamos hablando es de poner al profesional, al trabajador en el centro de la compañía y de los modelos de negocio. La empresa que tiene futuro es aquella que entiende que tiene que estar digitalizada y humanizada.

 

En cuanto a emprendimiento, contamos con varios hándicaps, como las escasas ayudas gubernamentales, las trabas burocráticas y económicas, y la existencia de una cultura de búsqueda de la seguridad

 

-En este cambio de modelo, ¿qué papel juegan o jugarán la inteligencia artificial y la robótica?

Soy optimista digital. Por la propia exponencialidad de lo digital, esta revolución va muy veloz y por eso nos está pillando con el pie cambiado, pero creo que el ser humano siempre ha sido capaz de gestionar las revoluciones. Creo que encontraremos el modelo para poder construir una sociedad sostenible combinando la tecnología, la IA y la robótica.

También pienso que, si no empezamos a tomar medidas ahora, nos podemos encontrar con situaciones en las que haya más gente de la deseada que lo vaya a pasar mal. Quizá vayamos a vivir situaciones complicadas entre las personas que no han podido completar una transición hacia el trabajo del conocimiento.

-A lo largo de la historia, estos cambios, estas revoluciones, nunca han sido racionales o estructurados. ¿Crees que seremos capaces de hacerlo ahora?

Quiero pensar que sí, pero es cierto que toda transformación ha sido convulsa. Creo que esa parte de convulsión la vamos a experimentar desde la propia resistencia al cambio en muchas de las personas afectadas hasta no prepararnos bien para cambios que ya sabemos que vamos a experimentar. Tenemos que ser optimistas e intentar poner nuestro granito de arena entre todos para que esto salga lo mejor posible.

-¿Cómo ves el ecosistema knowmad, el ecosistema del emprendimiento, en España?

Está poniéndose interesante. Empezamos a perderle el miedo a todo lo que conlleva el emprendimiento. Empezamos a sentirnos más fuertes porque cada vez somos más y es una parte del tejido empresarial poderosa. Pero todavía contamos con varios hándicaps como las escasas ayudas gubernamentales, las trabas burocráticas y económicas, y la existencia de una cultura de búsqueda de la seguridad.

A una gran parte de la población joven se le ha inculcado que necesitan una seguridad empresarial que no es real. Es importante transmitir la importancia del emprendimiento. Así, cada vez más gente se anima a dar el paso y a aportar valor desde el emprendimiento.

Juan F. Samaniego

Imágenes: Raquel Roca, Pixabay

Share.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies