Mago More, un tío que tiene claro cómo conseguir el éxito trabajando como un cabrón

0

Recientemente One Magazine ha publicado un entrevista del genial Mago More, una persona única, diferente, muy knowmad y que trabaja como un cabrón.

Le conocerás por sus monólogos, su apariciones con José Mota y sus trucos de magia pero ahora gestiona cinco empresas dedicadas a lo último en tecnología e imparte charlas de motivación. ¿Su secreto a los 45 años? Lo cuenta en su libro ‘Súperpoderes del éxito para gente normal: trabajando como un cabrón’.

Una entrevista muy knowmad que no nos podemos perder…..

Cómo te defines…

Como un becario permanente. Me encanta empezar cosas diferentes cada día, asumir que no sé nada y empaparme de todo lo que puedo aprender sobre ello. La felicidad para mi es estar continuamente aprendiendo.

En tu libro hablas de súper poderes, ¿cuál hay que tener?

El más importante es de los hábitos. Es el gran súperpoder. Nuestro éxito no se basa en la motivación sino en la fuerza de voluntad, que es lo que mueve el mundo y cambia tu vida. Tú no eres feliz porque no consigues tus metas y no las logras porque te falta fuerza de voluntad… y careces de esta por no tener hábitos. Cuantos más hábitos buenos tengas más súperpoderes tendrás. Pero para conseguirlo tendrás que esforzarte. De ahí el subtítulo de mi libro -‘trabajando como un cabrón’-. Si trabajas conseguirás lo que quieras. Yo te cuento el método para conseguirlo –que antes he probado con éxito en mi mismo-.

¿Cómo se consigue los hábitos que nos cambian la vida?

Hay cuatro fundamentales en los que se basa todo: alimentación, sueño, deporte y meditación. Si los trabajas reinventarás tu vida. Y no porque lo diga yo. Al ponerlos en práctica conseguirás que tu cuerpo genere sustancias que usan los llamados neurotransmisores -endorfina, serotonina, etc- que te permitirá hacer más cosas y ser más feliz. Lo importante es tener en cuenta que cambiando nuestro comportamiento cambiamos nuestro pensamiento. El psicólogo estadounidense William James, promulgó una idea de que bastan 21 días para cambiar cualquier hábito. Me gusta como ejemplo una de sus frases: “No canto porque soy feliz, soy feliz porque canto”.

Y la criptonita del cambio es…

La procrastinación,el hábito de retrasar cosas que tienes que hacer sustituyéndolas por otras más cómodas. O lo que es lo mismo: el pan para hoy y hambre para mañana. Para mi el cerebro está dividido en dos partes: el elefante y el jinete. Si dejamos que el primero mande no pondremos orden en nuestra vida y nos será imposible llegar a las metas a medio plazo marcadas. Hay mucha gente con proyectos que nunca hace en años –adelgazar, hablar idiomas, etc-. ¿Por qué no los consigue? Porque no pone al jinete a mandar en su vida y deja que el elefante la dirija.

¿Cómo se puede saber que ha llegado el momento de cambiar de vida?

El otro día, en un cartel, leí: “si los lunes te levantas con ganas de no ir al trabajo probablemente tienes que cambiar de trabajo”. La felicidad es dedicarte a lo que te gusta. Si me preguntas que día de la semana es me cuesta mucho saberlo porque todos, trabaje o no, me lo paso bien.

¿Has cambiado alguna vez tu vida en 100 días?

En muchos. Comencé estudiando ingeniería informática en la universidad Politécnica de Madrid y en quinto decidí dedicarme a ser mago ante la sorpresa de familia y amigos. Luego aposté por ser monologuista, ante las críticas cariñosas de muchos magos, y después aposté por reinventarme y ser empresario tras realizar un curso ejecutivo en el IESE. Ahora, entre otras muchas cosas, doy charlas motivacionales. Y soy muy feliz: puedo hacer reir a la gente y ayudarla en su vida.

Un consejo que te ha ayudado a reinventarte…

Vive en la incertidumbre y da un salto de fé, como en la tercera película de Indiana Jones. Yo soy autónomo. No sé lo que cobraré el próximo mes, vivo en un mundo inseguro y me gusta moverme en él. Por eso, en situaciones de crisis, los que vivimos haciéndonos el camino nos movemos ‘como pez en el agua’. Hay gente a la que despiden con 50 años y que son verdaderos genios… pero no son capaces de dar un paso adelante por el miedo al cambio.

Lo más complejo para hacer realidad un sueño…

Hay que ser creativos y para ello hay que leer, ver, escuchar y unir. El problema de la gente que es que se mete en una vida muy rutinaria. Alguien que esté todo el día escuchando es capaz de lo que se proponga.

No pasa un día sin que…

Ande 10.000 pasos para estar en forma. A veces llego cansado a casa y veo que me falta 3.000 para conseguirlos. La fuerza de voluntad de bajar a la calle y andar, además de hacerme físicamente más fuerte, también refuerza mi fuerza de voluntad. Creo hábito. El problema de mucha gente es que intenta alcanzar su sueño sin trabajar su fuerza de voluntad: es como intentar levantar una pesa sin antes haber hecho musculación.

Lo que nunca se puede cambiar una persona…

Yo estoy descubriendo que cosas que creí imposibles de cambiar, así que se puede cambiar todo. Eso sí, no hay que ir, como primer paso, a grandes metas. Para conseguirlas empieza por lo pequeño, cámbialo… y avanza. Además, hay no hay que apostar por cambiar muchas cosas a la vez. Por ejemplo, en 100 días yo recomendaría dedicar el primer mes a cambiar de dieta –quitarse azúcares, glúten, comer con sentido común, etc-. Otro a adquirir el hábito de hacer ejercicio y el último, sin dejar lo aprendido, a meditar todos los días un rato.

Qué te ha dado la magia

Todo. Aunque lo que más me ha gustado es que ha sido una gran excusa para hacer reir a la gente. Lo cierto es que los magos tienen un método de trabajo que es perfecto para cualquier emprendedor: primero piensan qué truco quieren hacer –volar, andar sobre el agua- y luego van ‘hacia atrás’ viendo cómo pueden conseguir ese efecto. En el caso de un emprededor es buscar la idea que le permitirá cambiarlo todo… y ver cómo llevarla a cabo.

¿Qué truco te gustaría hacer?

Hacer desaparecer a los políticos que hay en España –risas- y poner a unos tipos más sensatos. O conseguir que el Atlético ganara la Champions.

Tus magos favoritos ahora…

Hay muchos. Por decir los que más me gustan creo que son geniales el mago Pop, Jorge Blas, Yunke, Jandro… Yo hace mucho que no hago magia por un grave problema de artritis. Pero lo superé.

¿Tienes miedo al fracaso?

Sí, pero hay que avanzar. La necesidad de evolucionar tiene que movernos. Ahora me van bien las cosas. Pero he vivido muchos fracasos. Monté un restaurante y me arruiné, una empresa de logística que cerró, me he separado tres veces de socios… la realidad es que no todas las cosas que montas funcionan. Pero la empresa es eso. Un profesor del IESE nos dijo una vez: el éxito es que una de cada 10 empresas que hagas vaya bien. Hay que probar, probar y probar. Cuando tienes retos constantes vas hacia adelante…

Lo más raro que te ha pasado que te ha ayuda a mejorar

Me presenté al club de la comedia, en su primera edición, y no me cogieron. Me enfadé con ellos y luego me di cuenta de que era culpa mía. Luego lo intenté y lo conseguí. Hay que ser humilde. Cuando admites que la culpa es tuya es cuando avanzas.

Un secreto…

Tengo una lista de sueños que llamo orinograma. Siempre la tengo llena. A veces pregunto a la gente, ¿qué metas tienes? Y no tienen respuesta. Yo siempre tengo llena mi lista. Quiero hacer mis charlas en inglés, un libro de chistes, hacer un corto divertido para mi hijo Marcos –que tiene parálisis cerebral-, dos programas de televisón más, montar un huerto urbano, aprender a patinar, sacarme el título de patrón de embarcación… Y también tengo mi lista de viajes.

Un libro para leer…

El mío –risas- y el de Tim Ferris ‘La semana laboral de cuatro horas’. Me gusta porque es un escritor que prueba…y luego lo cuenta, como he hecho yo. Así que puedo decir ‘esto me ha funcionado a mi y te lo cuento por si quieres intentarlo’ Es lo que se llama knowmad, gente que se reinventan, que hacen cosas diferentes como David Bisbal o José Mota, entre otros muchos. O Antonio Banderas que ha decidido diseñar su colección de ropa. Hay que ser un becario constante.

Quién es tu ejemplo de reinvención…

Bill Gates, que ha pasado de ser el tipo más rico del mundo a trabajar de forma filantrópica para convencer a millonarios de que cambien. También Irene Villa que es una persona espectacular: supo reinventarse tras el atentado de ETA, emana positivismo y es una referencia allí donde va.

Lo último que has hecho

Aprender a programar videojuegos en un lenguaje que se llama Stencil.

 

Lee más en One Magazine

Share.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies