Los Knowmads en Ethic con Raquel Roca

0
  • Estamos al borde de un huracán tecnológico que modificará cómo vivimos, trabajamos y nos relacionamos: «la Cuarta Revolución Industrial». ¿Cómo conviviremos con los robots? ¿Cuál será su impacto sobre el empleo? Reunimos a expertos en un debate organizado por Ethic y Telefónica para reflexionar sobre este desafío.

La Cuarta Revolución Industrial ya está sucediendo, y no hemos tenido tiempo para asumirlo, y menos aún para reaccionar. Una gran parte de la población mundial ni siquiera se ha enterado todavía. Se mantienen modelos productivos y de negocio que ya están obsoletos, cuya caída va a ser más sonada y dramática de lo que podemos imaginar. Prácticamente no se libra ni un solo sector: automoción, medicina, financiero, alimentación, ocio, cultura, comunicación… Esta misma hoja de papel sobre la que usted lee en estos momentos ya tiene un regusto vintage, casi nostálgico.

La rapidez del cambio escapa a la capacidad humana de percibirlo. Los datos son demasiado contundentes y se suceden a velocidad exponencial. Las habilidades más demandadas el año pasado no existían hace una década. Según la red de mujeres profesionales Womenalia, el75% de las profesiones del futuro cercano aún no existen o se están creando. De acuerdo con un reciente estudio de dos economistas del MIT, hoy, por cada robot incluido en el tejido industrial, se destruye una media de seis empleos. La inteligencia artificial y la velocidad de las redes 5G serán las principales causantes de que, según coinciden muchos analistas, desaparezcan millones de empleos en pocos años.

Raquel Roca, experta en transformación digital y autora de Knowmads: los trabajadores del futuro tiene una visión más optimista: «Creo que vamos a tener un buen futuro, está en nuestras manos. Los robots no vienen del cielo, los hemos creado nosotros, es algo que hemos decidido. Ha habido más innovación en los últimos 10 años que en los últimos dos siglos». Y apunta un problema que debemos atacar desde ya mismo: «La regulación debería estar en un cambio constante, y aún es un proceso demasiado complejo y lento. Hay que asumir que, incluso cuando regulas algo, casi inmediatamente hay que volver a hacerlo. Lo vemos con Uber y otras disrupciones tecnológicas, que aún no tienen encaje en muchos países. Pero se van encontrando nuevas vías para que estas nuevas propuestas entronquen con la sociedad. Al final, es la sociedad la que decide qué adopta y qué no, no lo olvidemos».

Para leer más, pincha aquí

Share.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies