“Madrid, un gran honor y una enorme responsabilidad” Feliciano López toma el testigo de Manolo Santana

0

*Por Feliciano López

17 de octubre de 2002. Es una fecha que quedará grabada para siempre en mi memoria. Cierro los ojos y aún guardo nítido el recuerdo de la primera edición del Mutua Madrid Open en el Rocódromo de la Casa de Campo volcado en un partido en el que estuve cerca de derrotar en tercera ronda a Andre Agassi (6-7, 7-6 y 5-7). Es cierto que no conseguí la victoria, pero fue una derrota mágica. Uno de los días más especiales de mi carrera en una atmósfera tenística y emocional incomparable. Aquel día supe que estaba preparado para competir con los mejores del mundo. Ahora, 16 años más tarde de aquella invitación que Manolo Santana me concedió para cumplir un sueño, el viaje continúa ante un reto que afronto con muchas ganas e ilusión.

Es, sin duda, una gran responsabilidad suceder a una leyenda del deporte español que va más allá del tenis. Él ha sido símbolo, baluarte y timón indispensable para que el torneo se instalase en Madrid, haya tenido tanto éxito durante todas sus ediciones y se integre en la genética de la ciudad. Mi admiración por Manolo va más allá de las pistas de tenis. Nos conocimos cuando yo era un niño, con apenas 13 años. Cuando empecé a destacar con esa edad, siguió mis entrenamientos y se puso en contacto con mi padre. Desde entonces guardamos una gran relación. Siempre se ha preocupado por mí, ha mostrado interés por mi carrera y ha sido muy cariñoso conmigo. Incluso me ayudó cuando me marché a Barcelona.

Al igual que me ocurre a mí, su figura ha sido un referente para todo el tenis nacional. Fue pionero ganando en Wimbledon 1966, cuando no sólo ganar sino jugar en hierba era impensable para cualquier jugador español. Además, conquistó la Copa de los Mosqueteros en Roland Garros 1961 y 1964, y también el US Open 1965. Su historial habla por sí solo. Por si fuera poco, he tenido la suerte de compartir con él una fantástica relación y no ha dudado en tenderme la mano, de nuevo, en esta transición para sucederle en el cargo a partir de la próxima edición del Mutua Madrid Open.

Asumir este cargo para mí es especial por muchas razones. La primera, como digo, porque es un honor tomar el relevo del que será el Presidente Honorífico a partir de mayo de 2018, para que su nombre sea eterno en la historia del torneo. También porque esta ha sido mi casa durante los últimos 16 años, siempre he colaborado mucho y me he sentido muy unido con toda la gente que forma parte de esta gran familia. Desde Ion Tiriac hasta Gerard Tsobanian o Alberto Berasategui. No obstante, su papel merece un reconocimiento especial.

En su momento fui el que más apoyó y quiso que Alberto fuese el responsable de la relación con los jugadores del Mutua Madrid Open. Sabía que era la persona idónea porque ha sido mi amigo, compañero de entrenamientos desde que era un niño, compartimos mismo entrenador y más tarde fue mi entrenador. Berasategui ha sido una persona muy importante en mi vida deportiva y sabía que iba a encajar perfectamente en ese perfil. Cuando Manolo Santana me habló de esa posición, coincidimos en que él era la persona adecuada.

Por todos estos motivos ser el director del Mutua Madrid Open es una gran noticia y cómo no, una salida fantástica después de mi carrera. Tal vez, Tommy Haas había sentado un precedente en otro ATP Masters 1000 como Indian Wells y entre todos los candidatos se barajó mi nombre. Creo que es una gran idea apostar por jugadores aún en activo o recientemente retirados y que podamos estar trabajando en torneos de este nivel. Conocemos el circuito y convivimos a diario con los jugadores, algo importante para conocer qué siente el vestuario y qué espera de un torneo.

En cuanto Manolo me ofreció la propuesta, trabajamos la idea y no dudé en aceptar el cargo feliz. Pero obviamente hay cosas que aún tengo que aprender, porque ser director de un torneo como este necesita dominar muchas más funciones internas. Tiene una dimensión mucho más amplia, implicando múltiples aspectos que iré aprendiendo a lo largo de este año para estar más preparado cuando llegue mi turno. Antes quería compartir el 80 cumpleaños de Santana, homenajearlo como merece el día que su nombre será eterno en la Caja Mágica. Lo hemos hecho de esta manera pensando en un período de transición hacia 2019.

El Mutua Madrid Open es un torneo que ha trazado una evolución constante, atravesando diferentes etapas. Pero desde el primer momento fue bien recibido, porque Madrid deseaba con muchas ganas un torneo de tenis de alto nivel y el éxito se tradujo desde su inicio. Desde la Casa de Campo se trasladó a la Caja Mágica, unas instalaciones que nacen de la candidatura olímpica de Madrid. El cambio sólo trajo buenas noticias: un torneo con más días de competición, cuadro masculino y femenino… pero lo más importante fue la identidad: ya forma parte de la ciudad.

La gente espera que llegue mayo para ir al tenis, no sólo los más aficionados, también miles de personas que quieren disfrutar de un día en familia como un evento más de la ciudad. Para conseguir esto hace falta mucho tiempo y dedicación del equipo que ha trabajado durante todos estos años para conseguirlo. Es algo más que un torneo de tenis, es una fiesta del deporte, eventos y actividades. Y ese será mi objetivo, que el Mutua Madrid Open siga formando parte de la genética de la ciudad.

Share.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies